Header Ads

Amatlán de Cañas, un pintoresco lugar

A una hora y media de recorrido por transporte terrestre desde Tepic, la capital del estado de Nayarit, pasando por Ahuacatlán, su municipio vecino, a 740 msnm se localiza Amatlán de Cañas, un lugar de clima agradablemente templado la mayoría del tiempo, de calles empedradas y gente orgullosamente pacífica.

Lo que más destaca de Amatlán, son sus importantes destinos turísticos que ofrecen al visitante mantos acuíferos de tonos esmeralda, que presumen la virtud de nacer ahí mismo, como es el caso del balneario “Aguas termales” con sus más de 8 albercas a cuyas aguas sulfurosas de temperatura caliente se les asocian propiedades curativas, temazcal, toboganes, zonas de asadores con un ambiente totalmente familiar, lugar que es una excelente elección para pasar un día de relajación y/o convivencia.

El manto” es quizá uno de los lugares más difundidos pues ya tiene su propia página Web, ahora que también ofrece además de sus aguas cristalinas formadas por cascadas, riachuelos, toboganes y albercas con agua totalmente natural, villas de reciente construcción totalmente equipadas, donde se puede vivir la experiencia de desconectarse del mundo, es un paraíso escondido que vale la pena conocer.

Resalta en el centro de la comunidad la torre del templo de Jesús Nazareno con fachada de ladrillo rojo, que data del año de 1750, enmarcada de dos vigilantes palmeras erguidas en cada uno de sus costados, que son testigos del repicar de las campanas que religiosamente llaman a los fieles católicos a oír misa. A un costado de ésta iglesia se ubica el mercado municipal, un pequeño lugar formado por locales comerciales que en sus afueras ofrecen a los pueblerinos y visitantes las delicias de los platillos regionales.

Persiste en éste poblado la sana y antigua tradición de vivir los domingos en la plaza, con una convivencia ambientada por aires de tranquilidad que envuelven a la recién pintada, limpia y bien cuidada plaza principal, que cuenta con una fuente y un kiosco de cúpula de acero y motivos rústicos expresados en azulejos de talavera. Es de reconocerse el esfuerzo constante de las autoridades municipales por mantener y resguardar la buena imagen del cuadro principal, pues para asombro y beneplácito de los turistas, no se ven rastros de vandalismo grafitero en sus muros. Cabe mencionar que los problemas públicos que llegan a generarse de forma esporádica, la mayoría de las veces son causados por la gente que va de visita o que no es del lugar, pues con sus poco más de tres mil habitantes, es fácilmente reconocido el fuereño y sus costumbres. Muy peculiar resulta el estilo de impartir justicia en delitos menores, pues dentro de los castigos que se imponen a los infractores, se encuentra el limpiar las calles y carreteras de acceso a Amatlán de Cañas.

Como si el tiempo se detuviera o la costumbre se resistiera para sobrevivir, el puesto del agua de cebada ofrece al caminante una de las más deliciosas formas de refrescarse de manera natural, junto al puesto de los tradicionales tacos de cabeza y lengua, casi enfrente del negocio de nieves y paletas, que en su conjunto logran combinarse para crear inolvidables tardes de tranquilidad que escurren en los arcos de la zona comercial ubicada enfrente de la Presidencia Municipal.


Con atentos Agentes de Tránsito y Seguridad vigilantes de los accesos y principales zonas del lugar, resulta muy cómodo ir a visitar a la Chocolatera y Galletera “Olga Lydia”, que se ubica por la calle Matamoros # 12, cuya propietaria, la señora Olga Lydia García García y su familia, desde años atrás ofrece a quien le visita el inigualable sabor del chocolate casero, natural o almendrado, los picones recién hechos con pasas y nueces, las galletas integrales, gorditas de maíz y una gran cantidad de alimentos elaborados con ese sabor único que solo tiene la cocina tradicional.

Con un gran arco de bienvenida en su entrada, Amatlán de Cañas junto con las comunidades aledañas como El Rosario, Barranca del Oro, La Estancia de los López y todo el municipio, las minas, el recorrido por Peñas Juntas, la belleza de sus mujeres con algunos rasgos jaliscienses, abre los brazos al turista, quien encontrará por acá la tranquilidad y ambiente que solo un paraíso escondido como éste puede ofrecer.


CLIC PARA VER GALERIA DE FOTOS
(Abierta la galería, da clic en botón "PRESENTACIÓN DE DIAPOSITIVAS")